La veeduría todos por Medellín en vocería de Piedad Patricia Restrepo, afirma que en el programa buen comienzo se atraviesa por una difícil situación tras la implementación de diferentes estrategias y decisiones que ha tomado la alcaldía de Medellín con relación a su manejo en la presente administración basadas en el argumento de mitigar la corrupción en el programa Social.
Todos por Medellín interpusieron una denuncia ente los entes de control, porque según su investigación se han presentado cambios “sospechosos” con relación a los parámetros de inversión los cuales podrían derivar mas adelante en un detrimento patrimonial.
La Veeduría afirma que en un 35% y 50% se han reducido las inversiones en el programa social comparando cifras del 2019 con las del 2020, afirmando que en 2019 se atendieron 27. 626 Mujeres gestantes niños y niñas y que para el año de la pandemia se registró una atención de 21.559 para la misma población.
Además, la veeduría afirma que los cambios de contratar de Daniel quintero han sido traumáticos para los niños, padres de familia e incluso para docentes, e indica que la alcaldía de Medellín ejecutó tres contratos por más de 27.000 millones de pesos con la Corporación Colombia Avanza, de la cual hacen parte personas que apoyaron la campaña de quintero.